Publicado por el

Zenith lanza el primer Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

El primer Chronomaster 1969 Tour Auto Edition: , una edición exclusiva que se hizo como parte de la celebración del 150 Aniversario de Zenith durante este 2015.

Zenith lanza el primer Chronomaster 1969 Tour Auto Edition - zenith-presenta-el-primer-chronomaster-1969-tour-auto-edition

Desde su creación, Zenith es la aliada de los desafíos. A lo largo de su historia, la marca de la estrella ha acompañado siempre las aventuras humanas más audaces. Es así como hoy se convierte en el cronometrador oficial del Tour Auto Optic 2000, una cita ineludible para los amantes de las carreras de automóviles clásicos. Zenith apuesta esta vez por el rendimiento en los circuitos y, al igual que los vehículos históricos cuyos tiempos va a cronometrar, demuestra una vez más que la velocidad y la precisión pueden engalanarse con la máxima elegancia.

Zenith lanza el primer Chronomaster 1969 Tour Auto Edition

Por tierra, mar y aire, e incluso en la estratosfera, Zenith ha acompañado a los que siempre van más allá de los límites del ser humano. Louis Blériot, Léon Morane, Mohandas Karamchand Gandhi, Roald Amundsen, Felix Baumgartner, el equipo profesional de vela Spindrift racing… Todos ellos han encarnado, cada cual a su manera, el espíritu de Zenith, nacido de la visión del fundador de la Manufactura, Georges Favre-Jacot, y hoy más vivo que nunca: el espíritu emprendedor.

En esta ocasión, la marca de la estrella se ha subido a los coches clásicos como socio oficial del Tour Auto Optic 2000, una carrera de prestigio reconocida por la autenticidad y la variedad de los automóviles históricos que participan en ella.

Zenith, cronometrador oficial del Tour Auto

Desde el año pasado, la Manufactura de Le Locle tiene el honor de encargarse del cronometraje oficial de cinco prestigiosas carreras organizadas por Peter Auto:

  • La Vallelunga-Classic (Autodromo Piero Taruffi, Italia, 28-29 de marzo)
  • la Spa-Classic, (circuito de Spa-Francorchamps, Bélgica, 22-24 de mayo)
  • el Grand Prix de l’Age d’Or (circuito francés de Dijon-Prenois, Francia, 5-8 de junio)
  • la Monza Historic (Italia, 10-12 de julio)
  • las Dix Mille Tours du Castellet, (circuito Paul Ricard, Francia, 2-4 de octubre).

Aunque los participantes pueden vivir las carreras a su ritmo, cada una de ellas constituye un auténtico reto deportivo en el que cerca de 300 automóviles de competición representativos de la historia de las carreras automovilísticas compiten en los mejores circuitos europeos como es el caso de Spa-Francorchamps, considerado por más de un piloto como el trazado más bello del mundo.

A través de este desafío especialmente exigente, Zenith reafirma sus valores fundacionales: la autenticidad, la audacia y el placer, los tres muy cercanos al mundo de las competiciones automovilísticas y de las carreras más legendarias. Como los relojes mecánicos, los coches clásicos se suelen producir uno a uno y manualmente, y su mantenimiento exige una atención y una meticulosidad extremas.

«Nuestros eventos tienen una larga tradición de colaboración con las principales marcas relojeras», indica Patrick Peter, presidente de Peter Auto.

«Maurice Trintignant, el primer piloto francés de F1 en ganar el Gran Premio de Mónaco en 1955, llevaba un reloj Zenith. Es por ello que estoy especialmente orgulloso de que Zenith, una marca histórica célebre por la precisión de sus cronógrafos y sus relojes de lujo, participe en cinco de nuestras carreras europeas».

El primer Chronomaster 1969 Tour Auto  Edition: La carrera por la precisión

El 10 de enero de 1969, Zenith presentó al mundo un movimiento de cronógrafo integrado de cuerda automática. Nacido de una idea simple que exigió siete años de desarrollo, el movimiento El Primero fue una novedad mundial en dos sentidos: era el primer movimiento en contar con un cronógrafo no modular y era (y sigue siendo aún hoy) el movimiento más preciso del mundo, gracias a su elevada frecuencia de 36.000 alt./h que garantiza una precisión de una décima de segundo.

El movimiento, justo merecedor de su nombre, no tardó en convertirse en una leyenda de la alta relojería moderna, puesto que además de estas cualidades extraordinarias demostró una resistencia excepcional a las condiciones extremas, ya fuese en el tren de aterrizaje de un Boeing 707 en un vuelo París-Nueva York o en la muñeca de Felix Baumgartner cuando se lanzó en caída libre desde la estratosfera para romper la barrera del sonido.

El Primero, un movimiento excepcional hasta en los más mínimos detalles, ofrecía otras características técnicas únicas en la época. Su concepción se basa en la rueda de pilares, el componente clave de los cronógrafos de máxima calidad.

La rueda de pilares fue inventada en el siglo XIX e interpreta las presiones que el usuario ejerce sobre el pulsador para gestionar la puesta en marcha, el paro y la puesta a cero del cronógrafo. Consta de un roquete (rueda) de dientes triangulares denominados «pilares» y se mecaniza en un bloque de acero con una dureza que le permite resistir repetidas manipulaciones. El segundo rasgo característico del movimiento original es su lubricación. Debido a la elevada frecuencia de oscilación del balancín, los aceites del escape se centrifugaban y ello afectaba negativamente a la buena marcha del mecanismo, por lo cual el movimiento cuenta con lubricación en seco.

Open y Silicio

En 2003 Zenith tuvo una idea: ¿por qué no mostrar el corazón palpitante del reloj, es decir, su órgano regulador? Esta reflexión marcó el inicio del desarrollo de un nuevo concepto, bautizado como «Open». Los equipos de relojeros y diseñadores repensaron la construcción del calibre. Tras varios meses de estudios, el balancín y la espiral se desplazaron a la periferia y se mostraron a través de uno de los elementos emblemáticos de la línea.

  • El Primero: una abertura de la esfera situada a las 11 horas que, en el caso del modelo Tour Auto Edition, remite a la espectacular mecánica de un coche de carreras con el capó levantado.

El movimiento de cronógrafo

El Primero 4061 de cuerda automática que equipa El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition cuenta con un áncora y una rueda de escape de silicio, material vanguardista que elimina los problemas vinculados a la lubricación. El silicio es mucho más duro y ligero que el acero, por lo que resulta más resistente al desgaste y consume menos energía gracias a su bajo coeficiente de rozamiento. Además, es antimagnético.

El primer Chronomaster 1969 Tour Auto Edition: Homenaje deportivo a una leyenda

El Chronomaster 1969 Tour Auto Edition Zenith, es el heredero directo del modelo que revolucionó la relojería hace más de 40 años, puesto que retoma sus códigos con un toque deportivo. En lo referente a su diseño, que evoca a simple vista el espíritu competitivo y el universo de los automóviles clásicos, la esfera Open ha recibido un tratamiento específico. La superficie rodiada está cepillada en el sentido de las 6-12 horas para garantizar la coherencia con el sentido de las líneas. Los colores, sutilmente distribuidos, desempeñan un papel importante: las líneas azul, blanca y roja remiten lógicamente a los colores de la bandera francesa.

El taquímetro opalino plateado contrasta con el anillo anterior azul decorado con divisiones blancas y las 300 divisiones del cronógrafo, que representan hasta 1/5 de segundo, están impresas en rojo y azul.

Asimismo, los contadores de 30 minutos (a las 3 horas) y 12 horas (a las 6 horas), ahuecados en forma de platos y azulados, cuentan con un perímetro circular satinado de color azul. Como ocurre con todos los modelos cronográficos de la línea (salvo los modelos de mujer), el segundero central está provisto de un contrapeso en forma de estrella.

En este modelo, la estrella, al igual que las agujas de los contadores, es de color rojo para facilitar la lectura del tiempo del cronógrafo.

Para garantizar la coherencia estética del conjunto, el tridente del segundero pequeño, que en el Open se encuentra a las 9 horas, también es de color azul, blanco y rojo. El bisel, otro de los elementos emblemáticos de los modelos El Primero, es delgado para posibilitar una abertura generosa de la esfera, mientras que el cristal, de estilo box y ligeramente abombado, proporciona a la esfera una luz lateral que facilita una legibilidad óptima.

El reloj Zenith cuenta con un detalle que no pasará desapercibido para los aficionados: cada uno de los pulsadores tipo hongo de las funciones de cronógrafo dispone de una ranura, azul para la puesta en marcha del cronógrafo y roja para su puesta a cero. Para darle al reloj un aspecto deportivo, la caja está provista de asas y bandas de canto cepilladas. La correa cuenta con un triple cierre desplegable y remite a los guantes de los pilotos de coches clásicos. Está hecha de piel de becerro azul con forro de protección de caucho negro para generar automáticamente una asociación de ideas con los coches deportivos y la velocidad, y está decorada con líneas azules, blancas y rojas que prolongan las de la esfera.

El Primero Chronomaster 1969 Tour Auto Edition Zenith es una edición especial limitada a 500 unidades. El fondo de la caja de acero lleva dos inscripciones: el logotipo del Tour Auto (en el cristal) y el número de serie del reloj. El estuche especial cuenta con una tapa con el logotipo del Tour Auto y un interior azul que recuerda el color predominante en el reloj.

Últimas noticias en WebAdictos