Estar en dos lugares a la vez es posible gracias a la tecnología robótica

Estar en dos lugares a la vez es posible gracias a la tecnología robótica

Estar en dos lugares a la vez es posible gracias a la tecnología robótica - tecnologia-robotica-800x534

La tecnología está revolucionando los entornos laborales y la forma en que conectan las personas, pero la idea de que un robot pueda “sustituir” la presencia de una persona aún parece ciencia ficción. Sin embargo, la imagen de un grupo de trabajadores charlando animadamente con un robot cada vez está más cerca de llegar a las empresas, por lo que Steelcase, líder mundial en mobiliario para entornos laborales, puso a prueba el concepto de lograr estar presente “físicamente” pero sin estarlo.

La primera persona en probarlo ha sido Gale Moutrey, vicepresidenta de Comunicaciones Globales de Steelcase. Gale, basada en Toronto, puede interactuar cuando y donde quiera con sus compañeros de trabajo en las oficinas centrales de Grand Rapids, Michigan, y pasearse libremente por sus instalaciones, a través del iRobot Ava 500 de Cisco.

YouTube video

Este robot es capaz de simular la experiencia de estar realmente en el entorno de trabajo físico para los miembros del equipo directivo que se encuentran en otros países. Algo así como el avatar robótico de una persona para llevar a cabo funciones de telepresencia.

La directiva de Steelcase puede ver la cara y escuchar la voz de las personas que están alrededor del Ava 500 y viceversa. Gracias al uso de mapas avanzados y de un mando, Gale Moutrey, la directiva de Steelcase puede asistir a una reunión, mantener una conversación en el pasillo como si estuviera físicamente en las instalaciones o acudir a la cafetería de la compañía. Y todo desde un robot que se mueve libremente por toda la compañía. Los movimientos del iRobot Ava 500 se programan desde cualquier dispositivo móvil y nada más conectarse mapea la oficina escaneando cada rincón para moverse con soltura.

La directiva de Steelcase considera que su iRobot le ha ofrecido la posibilidad de mantener interacciones improvisadas y estar presente personalmente sin tener que estar físicamente en el espacio. “Con mi trabajo global he aprendido la importancia de mantener contacto visual, las videoconferencias pueden limitar las interacciones fluidas y naturales, cruciales para que la colaboración y el trabajo en equipo se realicen eficazmente”, afirma Moutrey.