Publicado por el

BBVA México impulsa la economía sin contacto

BBVA México presentó el Informe “Hacía una economía sin contacto” que retrata el impacto que ha generado la pandemia del COVID-19. Esto, en un contexto en el que la economía...
BBVA México impulsa la economía sin contacto - bbva-mexico-economia-sin-contacto-800x449

BBVA México presentó el Informe “Hacía una economía sin contacto” que retrata el impacto que ha generado la pandemia del COVID-19. Esto, en un contexto en el que la economía sin contacto no sólo se convirtió en una herramienta coyuntural para la continuidad de algunas actividades económicas durante la contingencia, sino como un medio que, una vez implementado, formará parte de la nueva realidad de una sociedad con y sin contacto.

De acuerdo con el estudio, el concepto de la economía sin contacto hace referencia a las actividades que se realizan sin que exista un contacto físico entre las personas. Particularmente, el término cobra más relevancia cuando se analizan las transiciones de diversas actividades y sectores económicos que tradicionalmente se hacían con contacto físico de personas hacia modalidades o sustitutos sin contacto. Este paradigma está inmerso en un contexto continuo de cambios tecnológicos, culturales y sociales, así como con un fuerte impulso debido a la pandemia.

La inclusión digital se está haciendo principalmente a través de los datos móviles. En el 2019 en México habían 15.4 suscripciones a banda ancha fija por cada 100 habitantes, mientras que las suscripciones a banda ancha móvil ascendieron a 77.5 por cada 100 habitantes. Pese al crecimiento de la inclusión digital, persisten importantes brechas en el acceso a este servicio en el país, 91.3% de los jóvenes de 16 a 24 años ha usado Internet y entre la población de 55 a 74 años, solo 40.5% en 2019. En lo que se refiere al género fue de 2.9 puntos porcentuales: 74.5% de los hombres usaba Internet y las mujeres 71.6%. En el ámbito urbano 73% de las personas utilizan Internet y en el ámbito rural sólo 41%. Es posible que las empresas y personas que tengan mayores recursos y habilidades digitales puedan sortear mejor el complicado escenario provocado por la pandemia.

Derivado de la contingencia de salud mundial, la gente ha tomado mayor conciencia sobre las medidas de limpieza e higiene, por lo que han usado menos billetes y monedas, y han realizado más pagos digitales. De acuerdo con el estudio “Hacia una economía sin contacto”, en México entre marzo y julio de 2020 el valor de los billetes y monedas en circulación en poder del público creció 17.7% con respecto a los mismos meses de 2019, para julio habían 1.75 millones de millones de pesos en billetes y monedas en circulación.

Los datos señalan que el retiro de efectivo en cajeros automáticos disminuyó. Entre abril y agosto de 2020, cayeron 21.4% las operaciones para retirar dinero en cajeros automáticos, y el retiro promedio pasó de 2,062 a 2,300; es decir, creció 11.6% en comparación con el año anterior. Es posible que, debido a factores de precaución aumentará la tenencia de efectivo entre la población; pero el dato de menores retiros de efectivo en cajeros automáticos puede estar relacionado con una menor actividad económica y posiblemente menos uso de efectivo para transacciones.

En los últimos meses se observa un crecimiento de los medios de pago sin efectivo y/o sin contacto. Pese a las condiciones económicas, en los meses de julio y agosto, el monto total pagado mediante tarjetas de débito aumentó en promedio 6.5%, con respecto al año pasado. De acuerdo con el Banco de México, en este mismo periodo las transferencias por Cobro Digital (CoDi) superaron los 100 millones de pesos mensuales; mientras que entre junio y agosto crecieron en promedio 62.7% las operaciones de transferencias interbancarias por SPEI, con respecto al año pasado, llegando a más de 92 millones de operaciones en el mes de agosto.

Los Censos Económicos 2019 estiman que el mercado del e-commerce en México ascendió a 3.3 millones de millones de pesos, 11.8% del monto total de las ventas a nivel nacional. Hay una marcada diferencia en la realización de ventas por Internet por tamaño de empresa: sólo 2.1% de las empresas micro venden por Internet, mientras que cerca del 25% de las empresas medianas y grandes venden por ese canal. La pandemia aceleró la tendencia creciente del e‑commerce, las operaciones en el país incrementaron en promedio 150% entre finales de abril y junio, mientras que las ventas en establecimientos físicos cayeron 20% en ese periodo.

El informe precisa que el país está rezagado frente a otros países en el uso de e‑commerce, pero hay un importante potencial de crecimiento de este sector a raíz de la crisis por COVID-19. Previo a la pandemia, se estima que habían 24 de millones de personas en México que compraban por Internet, que equivalen a 33% de los usuarios activos en este medio. Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indican que los mexicanos compran principalmente en línea: ropa, calzado y artículos deportivos (16.4% de los usuarios de e-commerce), servicios de telecomunicaciones (9.2%), y entradas a eventos y entretenimiento (8.7%). En el país, se observan marcadas brechas socioeconómicas en quienes eran usuarios del e-commerce antes de la pandemia: 1) por sexo, 22.8% de los hombres realizaron compras en línea en el último año vs. 16.3% de las mujeres; 2) por edad, 26.0% de las personas de 16 a 24 años compró por Internet vs. 5.3% entre los de 55 a 77 años; y 3) por escolaridad, 43.8% de la población con educación superior compró por Internet vs. 6.9% de la población con educación hasta nivel básico.

La crisis del COVID-19 provocó que muchas de las actividades relacionadas con la economía de la experiencia tuvieron que cerrar o se vieron severamente afectadas. A nivel mundial, en abril y mayo de 2020 llegaron menos de 3% de los turistas internacionales con respecto al año pasado. Cerca de 91% de los museos en el mundo tuvieron que cerrar temporalmente por la pandemia, y un tercio de los museos van a reducir su personal en 2020. En el ámbito de los eventos deportivos, la pérdida por retrasar un año los Juegos Olímpicos de Tokio sería de alrededor de 5.8 mmd, mientras que si se llegaran a cancelar ascenderían a 41 mmd.

En México, el turismo representó 8.7% del PIB nacional en 2018, y concentró 6.0% del total de la población ocupada remunerada. En el segundo trimestre de 2020, cayó 95.6% la llegada de turistas internacionales al país. En cambio, se observó un crecimiento en la demanda de experiencias digitales: se estima que, entre marzo y julio de 2020, aumentó 25.0% a tasa anual las suscripciones a servicios de video streaming. Es probable que la economía de la experiencia tenga una lenta recuperación y que continuará creciendo la demanda por experiencias digitales.

Datos del Inegi indican que 7.7 millones de trabajadores en México realizaron sus actividades laborales desde casa en abril de 2020 debido a la crisis por la pandemia. Por sexo, 16.6% del total de los trabajadores hombres realizaron sus actividades desde casa, esta cifra para las trabajadoras mujeres fue de 34.7%. De entre las personas que trabajaron desde su casa durante la contingencia: 16.3% indicó que el lugar en casa donde trabajaba no tenía las condiciones de seguridad e higiene requeridas para afrontar la contingencia, 4.9% señaló que no tenía el equipamiento para laborar desde casa, y 52.8% declaró que disminuyó su jornada laboral. El informe “Hacia una economía sin contacto” destaca que, el trabajo remoto desde casa podría convertirse en una de las principales propuestas de valor que ofrezcan las empresas a los trabajadores.

De acuerdo con la Unesco, en el punto más álgido de la pandemia 194 países cerraron a nivel nacional sus escuelas y 6 países lo hicieron de forma localizada. Entre el 25 de marzo al 26 de abril de 2020, cerca de 1,600 millones de estudiantes tuvieron que permanecer en sus casas, 91.3% del total de la matriculación mundial desde preescolar a posgrado. En México, las clases del ciclo escolar 2020-2021 se reanudarán a través de la educación a distancia. En total, 34.2 millones de estudiantes iniciaron clases en forma virtual: 4.8 millones en nivel preescolar, 13.9 millones en primaria, 6.4 millones en secundaria, 5.2 en educación media superior y 3.9 millones en educación superior.

Se estima que en México hay 232,876 escuelas de nivel básico (preescolar, primaria y secundaria), 21,010 en medio superior, y 6,471 en nivel superior, sumando entres los tres grupos cerca de 260 mil escuelas. El estudio señala que la modalidad de educación a distancia permite que millones de estudiantes puedan continuar de cierta forma sus estudios; sin embargo, en las regiones rurales y de bajo desarrollo, el cierre de escuelas implica que los estudiantes se van a quedar sin clases y probablemente aumente la deserción escolar y la desigualdad social.

BBVA México impulsa la economía sin contacto

Durante los últimos años la institución financiera ha disponibilizado productos y servicios a través de canales digitales, apostando por una transformación disruptiva que la coloca como líder en el sector y acelera su paso hacia una economía sin contacto, lo que ha permitido impulsar la inclusión financiera.

Al cierre de agosto de 2020 cuenta con 11.2 millones de clientes digitales y con un crecimiento de 1.5 millones de clientes móviles en comparación con agosto de 2019. El 61.3% de las ventas totales a agosto de este año se realizaron a través de canales digitales, es decir, un aumento de 6.2 puntos porcentuales comparado con el cierre de diciembre del año pasado, lo que refleja un crecimiento en las ventas de más de un 1 millón de productos digitales.

Además de que ha permitido que 1.6 millones de beneficiarios del programa “Jóvenes Construyendo el Futuro” y 110 mil becas del programa “Becas Benito Juárez” se dispersen por medio de cuentas digitales.

Para BBVA México la digitalización eleva las transacciones electrónicas y hace que los clientes adopten nuevos métodos de pago. En 12 meses han disminuido las transacciones en ventanilla de las sucursales en -32% y en un -5% en los cajeros automáticos, dando paso al incremento del 50% de las transacciones por canales digitales (web y móvil).

La institución financiera ha apoyado decididamente la incorporación del Cobro Digital (CoDi) con QR y lidera con el 65% de la participación de mercado en cuentas enroladas, es decir del total de 5.08 millones de afiliados, BBVA México ha incorporado a 3.3 millones, además de contar con el 27% de la participación de mercado por concepto de cobros con QR CoDi.

El banco busca en todo momento satisfacer las necesidades financieras de los clientes (personas y empresas) y ofrece la manera más fácil y segura de comprar (e-commerce) a través de la generación de tarjetas digitales en la App BBVA Wallet y ahora disponible para los 11 millones de clientes que tienen la App BBVA. Entre enero y agosto de 2020 se realizaron 31.2 millones de transacciones con  tarjetas digitales; es decir, se incrementó su uso en 124%, lo que representa un crecimiento de 17.3 millones de transacciones adicionales con tarjeta digital, con respecto al mismo periodo del 2019.

Es contundente como se ha disponibilizado el anaquel de productos y servicios del banco para convertirlo en experiencias digitales que estén presentes en donde los clientes se encuentren (créditos al consumo, apertura de cuentas digitales, solicitud de tarjetas de crédito, operaciones de inversiones a plazo y fondos de inversión, seguros de auto, vida y hogar y certificados de auto e hipotecarios). Antes de la pandemia por COVID-19, la institución ya había implementado nuevas formas de trabajo para alcanzar sus objetivos de manera eficiente y ahora como  respuesta a la contingencia, el 97% de los colaboradores administrativos realizan trabajo en casa, y las sucursales que están abiertas, cuentan con medidas sanitarias para proteger tanto a los clientes como a los colaboradores. Además, se están aumentando las capacidades digitales y remotas para asesorar a los clientes en todo momento.

La tecnología ha servido para estar cerca de las personas y ayudarles a tener una buena salud financiera en el contexto actual a través de un plan robusto de talleres a distancia de educación financiera. De abril a septiembre de 2020 (a partir de la contingencia) se han impartido 295 talleres a distancia con contenido sobre ahorro y seguridad en la banca digital, con un alcance de más de 6,000 participantes. Adicionalmente, BBVA México continúa impulsando la educación en el país a través de su Fundación, con 40,000 becarios activos y desde 2018 entregamos computadoras para el ciclo escolar a jóvenes universitarios del programa “Chavos que inspiran”.

Últimas noticias en WebAdictos