Publicado por el

Alumnos de la UNAM inventan máquina para reciclar el unicel

Alumnos de la UNAM inventaron una máquina con la cual podrá ser posible reciclar el unicel y reutilizarlo para fabricar nuevos productos.

Alumnos de la UNAM inventan máquina para reciclar el unicel - reps-01-unam

Alumnos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM presentaron el prototipo de una máquina que recicla el unicel, conocido material utilizado para elaborar vasos, platos y otros productos desechables o para empacar productos.

La máquina lleva por nombre REPS-01 que significa reciclaje de EPS prototipo 01 ya que como sabemos el EPS es el nombre que recibe el unicel por sus siglas en inglés. Este desarrollo convierte al unicel previamente usado en pequeñas esferas que pueden reutilizarse en la fabricación de reglas, plumas o marcos.

Héctor Ortiz Chávez es uno de los creadores de la máquina y cursa el último año de la licenciatura en Ingeniería Mecánica dijo que su proyecto de tésis ocupo este novedoso producto “porque no había antecedentes de una herramienta para reciclar el unicel, e incluso para crear una de las piezas, llamada husillo, requirió más de seis meses de trabajo”.

Jorge Luis Hinojosa Magaña, coautor de la máquina y estudiante de la misma carrera, dijo que el prototipo representa un paso importante al combinar un proyecto universitario con la aventura de ser emprendedores.

“El unicel tiene un potencial de reciclaje muy alto, pero el problema es que no existen prácticas formales para su acopio ni tecnología mexicana para este propósito. Con apoyo de la empresa Dart de México decidimos este desarrollo, que hoy se puede convertir en una herramienta útil para empresas y gobiernos que hacen uso intensivo de este material”, añadió Ortiz.

¿Cómo funciona?

El prototipo utiliza un proceso a base de calor conocido como termodensificado, que extrae la materia prima de los productos desechables, los cuales están integrados en 95 por ciento de aire y 5 por ciento de poliestireno.

Tras calentar y comprimir el material, se desecha el aire y se obtiene una pasta, con la que se hacen tiras y luego pequeñas esferas milimétricas (conocidas como pellets), disponibles para la creación de nuevos artículos plásticos.

La construcción del  primer prototipo REPS-01 fue posible con el apoyo de Dart de México y de la Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería. Ahora, los fundadores de la máquina ya trabajan en un plan de negocios para avanzar en su propia microempresa, Rennueva, que se especializará en tecnologías sustentables.

Fuente: Boletín UNAM

Últimas noticias en WebAdictos