Publicado por el

Google desarrolla su sistema de búsqueda censurada para China a través de un sitio web de su propiedad

A través del sitio 265.com, Google ha podido darle forma a Dragonfly, el motor de búsqueda personalizado para los ciudadanos chinos.
Google desarrolla su sistema de búsqueda censurada para China a través de un sitio web de su propiedad - google-china-logoImagen: Reuters/Asia Nikkei

Esta semana ha corrido como pólvora la noticia de que Google quiere volver a operar en China, lo cual significa apegarse a las reglas de censura en Internet que el gobierno de dicho país impone a las empresas tecnológicas, acción que ha sido criticada incluso por los propios trabajadores de la gigante de la red de redes.

Con el fin de acatar las medidas impuestas por el Partido Comunista, es más que obvio que Google está desarrollando un sistema de búsqueda especial, sin embargo, The Intercept detalla que firma ha usado muestras del sitio local 265.com para desarrollar la herramienta.

265.com es un sitio que provee noticias, información financiera y anuncios sobre vuelos y rentas de hotel económicas, así como también permite la búsqueda de información, vídeos e imágenes a través de Baidu — el principal rival de Google en China –, destacando por no estar censurado por el Gran Contrafuegos chino (si, es un juego de palabras que hace alusión a la Gran Muralla China).

Aparentemente, Google ha estado usando a 265.com como un honeypot –un señuelo — para realizar una investigación de mercado mediante el almacenamiento de información de búsqueda realizadas por los ciudadanos chinos antes de mostrar los resultados de Baidu.

The Intercept señala que esta acción es una especie de demostración de cómo operará Dragonfly, el mecanismo de censura que Google implementaría a su buscador cuando se encuentre operativo en China.

Explican que las muestras fueron utilizadas por los desarrolladores para ver la lista de sitios web que las personas consultaron una vez hecha la búsqueda; luego, mediante una herramienta llamada “BeaconTower” verificaron si los sitios estaban bloqueados por el Gran Contrafuegos y finalmente los sitios prohibidos fueron compilados en una lista que posteriormente fue integrada a la versión censurada del motor de búsqueda de Google para mostrar resultados “manipulados”.

Y bueno, ¿por qué tanto escándalo por esta versión específica de Google para China? Porque ella filtra información sobre opositores políticos, libertad de expresión, democracia derechos humanos y protestas pacíficas, considerados como “temas sensibles” por el gobierno chino, de acuerdo a información interna.

La versión china del buscador de Google se lanzaría como sitio web y como aplicación para Android. No se hace mención de una versión para iOS.

265.com ha sido parte de Google de 2008, año en la cual fue adquirida a su dueño original, Cai Wensheng, quien fundó el portal en el 2003 y es conocido como “el padrino de los webmasters chinos”. De hecho, The Intercept señala que la página se encuentra alojada en servidores de Google, aunque su dirección física muestra que están en “Beijing Guxiang Information and Technology Co.”, empresa con oficinas en dicha ciudad china.

Como mencionamos al inicio, Dragonfly no ha sido del agrado de los trabajadores de Google, quienes incluso han hecho memes al respecto. Uno de ellos muestra a un cibernauta china buscando información de la masacre en la Plaza Tiananmen en 1989 (tema tabú en China), pero los resultados muestran que es “un mito”.

La censura fue una de las principales razones por las que Google decidió mover sus operaciones de China a Hong Kong en el año 2010; han pasado 8 años y parece que la visión que Sundar Pichai, actual CEO, dista mucho de la empresa de ese entonces

En esta ocasión, Google no entraría sola a China, ya que por ley las empresas extranjeras deben asociarse con una local para operar, y esa empresa sería nada más y nada menos que Tencent, dueña de las (casi) “omnipotentes” aplicaciones WeChat y QQ, muy populares en el territorio.

Fuente: The Intercept.

Últimas noticias en WebAdictos