Publicado por el

Le reconstruyen la cara con impresoras 3D y el resultado es sorprendente

La impresión en 3D está creciendo a pasos agigantados y ahora ha sido clave para que le reconstruyan la cara a un hombre víctima de un apartoso accidente.

Le reconstruyen la cara con impresoras 3D y el resultado es sorprendente - impresion-3d

Stephen Power es un hombre de 29 años de edad y que en el 2012 sufrió un aparatoso accidente que lo dejó gravemente herido y de entre las secuelas del accidente se encontraban fuertes desfiguros en su rostro debido a la fractura de varios huesos de su rostro, nariz y cráneo. Con la ayuda de la impresión en 3D, Power ahora ha recuperado la confianza pues su rostro parece nuevamente el de una persona normal.

La impresión en 3D no es nueva en el terreno de la medicina ya que a pesar de tener poco tiempo en funcionamiento, se ha utilizado en numerosas ocasiones cuando se trata a pacientes que requieren de correciones en huesos u órganos vitales. La diferencia en el caso de Power es que los médicos utilizaron impresiones en 3D para ensayar y saber en dónde colocarían los nuevos implantes.

En su primera operación luego del accidente, el doctor de Stephen Power le había reparado el cráneo fracturado, las mejillas y la cavidad del ojo. Debido a que el ojo se asienta sobre huesos delicados y varios nervios importantes, los doctores no pudieron corregirle el ojo izquierdo que quedaba fuera de posición por miedo a dañarlo.

Los doctores vieron una nueva oportunidad para aprovechar el acuerdo que tiene la Unidad Maxilofacial de su hospital con el Centro Ncional para el Diseño de Productos y Desarrollo de Investigación que incluye trabajos en 3D impresos mediante modelos e implantes.

Stephen tuvo una compleja cirugía que requería que se tuvieran que cortar los huesos de su cara para volverlos a unir con las piezas impresas y que recupere su forma original. El verdadero uso de las impresoras en 3D vino cuando los doctores pudieron practicar la cirugía con modelos en 3 dimensiones antes de realizarla en verdad con Power. El margen de error de la operación de más de 8 horas se redujo considerablemente debido a esta técnica.

“Sin está tecnología avanzada sería a mano libre. Tendrías que adivinar dónde va todo. La tecnología nos ayuda a ser mucho más precisos y a obtener un mejor resultado para el paciente ” dijo el Doctor encargado de la operación.

El mismo Stephen Power señala que está satisfecho con el resultado y que si habría que calificar la operación le daría un 9 de 10.

Fuente: Singularityhub

Últimas noticias en WebAdictos