Abebe Bikila, el hombre que ganó un maratón corriendo descalzo

La historia de el etiope Abebe Bikila es impresionante por varios motivos, todos ellos tienen su punto cumbre en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, momento en el que se vió inmortalizado al...
La historia de el etiope Abebe Bikila es impresionante por varios motivos, todos ellos tienen su punto cumbre en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, momento en el que se vió inmortalizado al convertirse en el primer africano en ganar una medalla de oro en una Olimpiada.

El hecho de ser el primer etíope y el primer africano en ganar una medalla de oro tras romper el récord del mundo en aquel 1960 al correr los 42 kilómetros de la maratón en 2 horas 15 minutos 16 segundos, es ya de por si un gran triunfo para colocar a Bikila en los libros de historia pero lo que es mas sorprendente es que esta proeza la consiguió corriendo totalmente descalzo.

Abebe Bikila, el hombre que ganó un maratón corriendo descalzo abebe bikila

Bikila obviamente estaba acostumbrado a correr descalzo pues desde niño acostumbraba a cuidar rebaños de esta misma manera lo que lo acostumbró a correr y sentirse cómodo de esta manera acumulando callosidades que lo mantenían alejado ya de las terribles ampollas con las que lidiamos todos los corredores. Para este maratón, Bikila no pudo encontrar algunos zapatos deportivos que se adaptaran a sus pies por lo que decidió competir descalzo y ante el asombro de todo el mundo, cruzó la meta antes que nadie.

Sus hazañas deportivas no culminan aquí ya que cuatro años mas tarde, durante los Juegos Olímpicos de Tokio en 1964, Abebe Bikila resultó ser nuevamente campeón de la maratón rompiendo nuevamente el récord del mundo y situando el tiempo en 2 horas, 12 minutos y 11 segundos.

Para Tokio, Bikila si utilizó zapatos deportivos pero la hazaña de su oro en Japón se encuentra al conseguir la victoria a pesar de ser operado de apendicitis solamente seis semanas antes de la competencia lo que modificó su entrenamiento llegando al punto en el que se pensó que no podría refrendar su campeonato olímpico en los 42 kilómetros.

Tiempo después, para las Olimpiadas de México 1968, Bikila ya afectado por el tiempo y por una lesión de rodilla, tuvo que abandonar la competencia al kilómetro 17 lo que dejó al mundo entero con ganas de ver a este verdadero campeón conseguir el tricampeonato olímpico plagado de verdaderas hazañas deportivas.

Bikila murió a la edad de 41 años, en 1973 a causa de una hemorragia cerebral dejando un legado que hasta la fecha es recordado en el mundo del atletismo y del olimpismo en general.

Abebe Bikila es solamente un ejemplo de lo que el cuerpo humano es capaz de lograr con la verdadera dedicación, entrenamiento, esfuerzo y fortaleza mental; llevando a algunos pocos hombres a lograr metas y conseguir objetivos que otros tantos ni siquiera se atreverían a soñar.